“Mamá, papá, no quiero estar en clases”

“Mamá, papá, no quiero estar en clases”

Generalmente para nuestros niñas y niños el estar en clases con sus compañeros es un motivo de alegría, hoy más que nunca el reencuentro con los compañeros, conocer nuevos profesores y también descubrir una nueva forma de relacionarse de manera virtual ha sido un motivo de curiosidad permanente y de crear nuevas formas de comunicación.
Pero para otros niñas y niños supone volver a sentir temores y miedos por diferentes razones. Sin embargo, existe una silenciosa muchas veces y que no se comunica verbalmente, sino que se expresa en ciertas conductas y modos de actuar. Nos referimos al maltrato que se produce entre compañeros o BULLYING. El acoso escolar es un problema que afecta a uno de cada tres estudiantes en todo el mundo, según señala la UNESCO, dichas cifras nos exigen estar atentos a situaciones similares al interior de nuestras aulas.

CARACTERÍSTICAS DE LOS PROTAGONISTAS

LOS COMPAÑEROS

En cuanto el rol que cumple el entorno inmediato en el colegio, son sus propios pares quienes están directamente involucrados y aquí debemos hacer la distinción entre un ROL ACTIVO y un ROL PASIVO.

ROL ACTIVO:
Son los compañeros que de alguna manera advierten la situación ya sea por cercanía hacia la victima o simplemente porque saben que el proceder de otros no corresponde a un clima sano y de respeto y en este caso participa en la solución ya sea denunciando el hecho, protegiendo al agredido y conciliando.

ROL PASIVO:
Existe una contraparte en esta dinámica que corresponde a los actores pasivos y corresponde a los compañeros que suelen asumir una actitud de indiferencia, silencio o complicidad. Tal postura puede estar fundada en temores y miedos frente al agresor o a la situación, haber vivido situaciones similares ya sea en el ámbito escolar o familiar entre otras.

LOS ADULTOS
Los adultos somos los responsables de detectar y resolver situaciones de maltrato o bullying

  1. Cambios bruscos de comportamiento
  2. Disminución o aumento desmesurado del hambre
    Se niega a comer, acusando no tener hambre o insiste en comer a todas horas. Es un síntoma similar al que aparece en depresión.
  3. Alteración de las rutinas de sueño
    Le cuesta más dormir, tiene somnolencia o pasa más tiempo del normal durmiendo.
  4. Dolores de cabeza o de estómago sin causa orgánica aparente
    Son dolores psicosomáticos que el niño realmente siente pero que no tienen una causa física.
  5. Pesadillas frecuentes
    Muchas veces con temática de soledad, abandono o fallecimiento de algún miembro de la familia. Esto también altera su sueño.
  6. Cambios de humor, mayor irritabilidad o aislamiento
    Busca estar solo, se enfada con frecuencia y tiene poco interés en el juego.
  7. Señales físicas, como golpes o hematomas
    Aunque no siempre son visibles o directamente no aparecen, debido que el acoso puede no ser físico.
  8. Rechazo a ir al colegio, con excusas como estar enfermo
    Verbaliza que no quiere ir a la escuela no solo por las mañanas sino también los domingos por la tarde.
  9. Bajo rendimiento escolar
    Aparece falta de concentración, incluso mal comportamiento en clase.
    Es muy importante considerar que muchas de las señales descritas pueden tener relación con la situación actual de Pandemia y confinamiento y no necesariamente que el niño o niña esté sufriendo de bullying. Por eso es necesario mantener siempre una buena comunicación y así tomar las medidas o acciones necesarias para lograr el bienestar emocional de su hija o hijo.

Afectuosamente
Esmeralda Mondaca Cornejo
Convivencia Escolar

Compartimos con ustedes los siguientes links con material de apoyo.

https://www.cartoonnetworkla.com/video/cartoon-network-basta-de-bullying

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *